So come in my cave and I'll burn your h e a r t away.


Me perdi en mi universo ¿y tú?



domingo, 28 de noviembre de 2010

Música impresa en palabras.

(Antes de empezar tengo que reconocer que una parte de mi alma se fue con ellos.)

Quiero poneros en situación, yo soy una más de cientos, no soy una entre un millón, de un millón soy solo una persona más, un solo ser, una sola manera de sentir lo que procedo a intentar explicaros.

Os podria decir que dia supe su nombre, os podria tambien poner el tiempo que tarde en bajarme toda su discografia y como no, el primer dia que busque datos sobre el en internet, y lo anote en una esquina de mi agenda. Pensé que me olvidaria de su nombre...

Creo y estoy segura que todo el mundo pasa una mala epoca. El mio fue el pasado año, lo pase tan mal que nisiquiera recuerdo Septiembre y Octubre. Estaba tan mal, me sentia tan ridicula y me parecia tan malo el mundo que no sé como no termine con todo.
Ellos aparecieron en mi vida una noche de Febrero, de esas que todavia eran bonitas.
Nunca pude imaginar que 04:20 cambiarian tanto mi manera de pensar, de sentir, y de ver la vida. Nunca pense que me podian llegar a salvar. De que una voz me iba a comprender y susurrar en las noches que odiaba el mundo todo lo que necesitaba.

Puede que suene muy trágico, puede que parezca una exageración, puedes pensar tantas cosas equivocadas de mi, que si en efecto no me conoces bien, puede que muchas de ellas sean erroneas.
Solo estoy dandole una vez más gracias a la música, ¡porque la música me salvo!
La música me calmo, me ayudo, me acompaño, me grito, me felicito durante este bache en mi vida. Y yo la necesitaba, y ella siempre estuvo ahi para mi. La pequeña diferencia para mi
es que esta vez no fue la música en si. Los culpables de mi recuperación tienen un nombre y se llaman Muse.

Y no es solo que tengan un nombre, tiene una voz, tiene un lider, y esa personita se llama Matthew James Bellamy. La personita en cuestión ha hecho tantas cosas buenas por mi (y estoy segura que por miles de personas en todo el mundo tambien) que solo puedo soltar admiración por mi boca, nariz, ojos, manos y todo el resto de mi cuerpo.

Y despues de que gracias a una cosa tan simple como ponerme el apellido de mi artista preferido en una red social, me diera la oportunidad de conocer a gente maravillosa de todas partes. De trazar amistades con personas que todavia no habia visto, que todavia no habia oido hace que este sentimiento sea aun más alucinante.
Creo que muchas personas comparten este mismo sentimiento por algun grupo, y puedo llegar a entenderlo. Es una lástima que eso no se de desde el otro lado, solo un musero sabe lo que se siente, solo un fan, una persona que realmente admira el trabajo de estas tres personitas de Devon sabe lo que se siente al escuchar cantar a este gran grupo.

Cada dia sabia algo más de ellos, cada dia mi admiración y cariño aumentaban.

Hasta que un dia se apagaron las luces, hasta que un dia me rendi, lo di todo por dado y me volvi a caer, solo que esta vez no sabia como levantarme.

No puedo decir cuantas noches me domi con 'The Resistance' en los oidos, cansada de llorar. Y desde el dia más oscuro y negro empece a contar los dias que me quedaban para verlos, para verle a el.

El dia llego.
La mañana del veintiocho de Noviembre, tengo el descaro de decir que me sentia una de las personas más felices que pisaban Madrid, por no decir España y para seguir con mi osadia
¡del mundo entero!

¡Ellos no saben como me llamo! Ellos ese dia no me miraron, no me tocaron, no me señalaron, pero algo de mi se quedo con ellos, y a cambio, ellos me dieron la oportunidad de que un concierto, un puto concierto de ¿rock alternativo? ¿rock? ¿musica celestial? me curara lentamente.
Me devolvieron lo que me habian quitado, me dieron ilusión, confianza, animo de seguir, cantaron las canciones que me describian, cantaron las canciones que me hacian sonreir.
Lloraba por dentro, estaba completamente extasiada, a las personas que realmente aman la música, admiran la belleza de las melodias, os recomiendo que vayais a un concierto de Muse.

Llore con el comienzo, de felicidad, y llore al final para despedirles, para decirles un Adios que nunca llegue a imaginar que llegaria a ser tan corto. (Los vi de nuevo el 16 de Junio de 2010 en el Estadio Vicente Calderón y el 27 de Agosto de ese mismo año en el Monte do Gozo en Santiago de Compostela)

Esa noche me enamore de Matt Bellamy, si bueno, acepto que tuve mi epoca de ''si, el no lo sabe pero algun dia me casare con el''.
Tengo que confesar tambien que algun dia que otro lo puedo llegar a pensar, es un ahelo más, un deseo. Yo me enamore de Matt Bellamy por todo lo que es capaz de hacer sin el, creo yo, y una de las cosas que más me molesta, darse cuenta de ello.
Me enamore de el por lo que es capaz de hacer con solo abrir la boca.

El canta, el proclama, amor, pensamientos, libertad, el canta para mi, puede que cante para millones de personas más en el mundo (por eso de que tienen cinco discos en el mercado y son el mejor grupo en directo del mundo), pero hoy, ahora, el canta para mi.
Porque el me dice las cosas más bonitas que he escuchado, porque el me ha enamorado con sus melodias, con su voz, con su manera de mirar el mundo y plasmarlo en unas cuantas liricas. De plasmar en canciones, dolor, rabia, amor, deseo de libertad en todas y cada una de sus canciones, de sus videos, y de lo mejor que tienen, su directo.
Mi amor más sincero es la admiracion que tengo a este zeta que gracias a quien sea, nacio en Devon, y un dia, un veintiocho de Noviembre del 2009 hizo que me sintiera la persona más feliz, junto con 19.999 personas más en el Palacio de las deportes.

Esa noche le quite el puesto, esa noche fui yo la persona más especial de alli.
¡Gracias por devolver la luz a mi vida