So come in my cave and I'll burn your h e a r t away.


Me perdi en mi universo ¿y tú?



jueves, 12 de abril de 2012

ella

...se ha llevado parte de la luz.

viernes, 6 de abril de 2012

La ausencia.

No sé como podría describir la pena. O el dolor.
No podría plasmar en palabras, en papel o en mis propias manos lo que se siente cuando una persona que quieres se va.
El dolor puede ser parecido a otros dolores cotidianos. Pero es muchisimo más profundo. De los que dejan huella, de los que te dejan sin aliento.
La tristeza es la dama elegante que me acompaña. Que no me deja.
Pese a que me he dedicado a perder a las personas que más he querido en el mundo no me acostumbro, me sigue abriendo el pecho, me retuerce el dolor. Me es familiar.
Pero el dolor se queda a las puertas de cualquier sentimiento que me pueda importar.
Me aterra la ausencia que deja.
No me importa el vació que deja en mi interior, me duele el espacio vació que deja en mis brazos, que deja en mis labios, que deja en mi corazón.
Aunque estoy segura de que ella vivirá para siempre ahí.
El dolor es físico más que psicológico.
Me duelen los brazos, de no poder abrazarla.
Me duelen los labios, de no poder besarla.
Me duele el alma, se me resquebraja en mil pedazos al pensar en que nunca más podre volver a verla.
No me acostumbro al silencio.
El silencio que reina en mi casa, en mi mente, en mi corazón.
Extraño su olor, su tacto, la manera en la que me miraba, en la que me cuidaba.
¿Quien podrá cuidarme ahora?
¿Por qué ella también ha decidido irse y dejarme sola?
Ha sido la ultima en marcharse y sin duda ha sido la estacada final.
La que ha terminado de rematarme.
Aunque el aire salga por mi nariz, aunque mis dedos estén calientes y mi corazón siga su curso, estoy muriéndome por dentro.
Me muero.
Me desangro.
Me nubla el dolor.
Y el dolor, aunque es lo más difícil de soportar, lo tengo dominado.
Me he acostumbrado a su llegada, sé como tratarlo, sabe como tratarme, nos hicimos amigos.
Me vuelve loca la ausencia.
Me vuelve loca saber que no esta.
Que no respira.
Me aterra el lugar vació que ha dejado.